Entrevista a Marisa Moya y Formación en Disciplina Positiva

En este artículo te quiero hablar sobre qué es o qué se entiende por Disciplina Positiva tanto en el aula como en la familia.

Los días 4 y 5 de Noviembre estuve realizando la certificación como educadora en Disciplina Positiva por la Positive Discipline Association y tengo que admitir que me encantó.

Saber más sobre Disciplina Positiva me ha transformado y removido por dentro.

Cuando comencé lo primero que dije era que buscaba un cambio en mi interior y lo ha conseguido.

Ahora solo me falta seguir trabajando e interiorizando todo lo que nos aporta para llevarlo a la práctica con mi hija, para ayudar a otras familias y docentes, y para mí misma.

Además tuve el privilegio de entrevistar a Marisa Moya, gran transmisora y a la que solo puedo agradecer todo lo que aprendí durante todo el curso y por supuesto, que me dedicara su tiempo.

Fue un placer, porque transmite una calidez por la infancia que la escucharía durante horas.

Ella lleva a cabo la Disciplina Positiva en su escuela infantil a diario, un gran ejemplo para los demás.

Espero que entre todos difundamos este tipo de educación.

A continuación, te dejo la entrevista y después encontrarás una breve introducción a la Disciplina Positiva sobre qué es, cómo funciona, para qué sirve…

El fin de semana fue muy intenso, ya que muchas de mis estructuras cayeron para construir nuevas, fue un cúmulo de emociones, lloramos, reímos… pero mereció la pena porque pude conocer a Marisa en persona y conseguí certificarme como Educadora de Disciplina Positiva y formar parte de la Positive Discipline Association.

Doy gracias a Marisa, ella ha sido mi entrenadora, mi mentora y la persona que ha realizado un cambio en mí tan grande.

Certificación en Disciplina Positiva a Almudena Palacios con Marisa Moya

También quiero agradecer a todos mis compañeros sus experiencias y emociones compartidas, de las que también aprendí y enriquecieron la formación. 

Grupo Certificacion en Disciplina Positiva con Marisa Moya

El primer día cuando salí de allí sentía que no sabía ni dónde tenía la cabeza, sentí aunque a Marisa no le gusta que digamos esto, culpabilidad, ya que no se culpabiliza, sino se responsabiliza.

Lo positivo es que a educar también se aprende.

Ahora todo va tomando su lugar y lo veo con más claridad.

Era lo que me faltaba para completar y tener claro la forma en que quiero educar a mi hija, además de transmitirlo a otros padres, que no saben qué les ocurre, qué no les funciona lo que hacen y se desesperan…

La Disciplina Positiva no es controlar a los niños, es darles aliento para que sean ellos mismos.

La certificación fue un proceso de mente a mente, dónde trabajaron los corazones.

Como padres y educadores debemos mirar a largo plazo, aprovechad los problemas de la vida para que los niños entrenen y sepan desenvolverse.

Lo mejor, todo esto se está confirmando con la neurociencia, ya que muchas personas creen que es una teoría o corriente más.

Qué se entiende por disciplina positiva

La Disciplina Positiva es una filosofía educativa que defiende ser firmes y amables al mismo tiempo.

Su objetivo es el respeto y la cooperación entre las personas, resolución de conflictos, enseñar habilidades y estrategias para el día a día.

La Disciplina Positiva es educar sin utilizar premios ni castigos, ni chantajes…

Ayuda a entender la conducta inadecuada de los niños y brinda a los padres y educadores herramientas.

Alfred Adler (1870-1937) es el padre de la psicología individual y defensor de la naturaleza social del ser humano.

Para él los problemas que aparecen en la familia o en la escuela deben solucionarse de forma social, es decir, por todos los miembros de la comunidad.

Adler defiende el sentido de pertenencia para el bienestar emocional y mental del individuo.

A todos en algún momento nos han rechazado o no nos han tenido en cuenta, recordemos cómo nos hemos sentido.

Así es como se siente nuestro hijo/a cuando no le tratamos correctamente o no le acompañamos cuando nos necesita.

Rudolf Dreikurs es el discípulo de Adler, creía en la necesidad útil de todo ser humano para poder contribuir a la comunidad.

Los niños quieren pertenecer y la forma en que les hablemos y tratemos contribuye a crear creencias positivas o negativas en ellos.

Desde la infancia, el individuo saca conclusiones  y recoge experiencias, sobre qué es lo que en la vida merece la pena.

Cada conducta tiene una meta, una finalidad.

Recordamos las experiencias y las interpretaciones que hemos guardado.

A partir de aquí, automatizamos comportamientos determinados por situaciones, es una forma de adaptarnos.

Ejemplo, si el amor hacía el niño nos lleva a mimarle en exceso, a permitirles actitudes no respetuosas, él hará lo mismo con nosotros. No podemos dejarle faltar al respeto hacía otros niños, padres, abuelos, etc, solo porque el niño es pequeño.

No se puede ignorar, porque a los 5 años el estilo de vida está constituido.

Niño mimado = niño no educado

Niño no amado = niño con problemas emocionales

El trabajo de socialización comienza en la familia, una vez llega al colegio tendrá que aprender a convivir, a colaborar, a resolver problemas, etc, sino está “equilibrado” vendrán los problemas.

“¿De dónde sacamos la idea absurda de que, para que los niños mejoren, primero hay que hacerles sentir mal?” (Jane Nelsen)

Bases de la Disciplina Positiva

Todo comportamiento tiene un propósito.

La meta del comportamiento es sentido de la pertenencia (conexión).

El niño desde que nace está tomando decisiones en base al sentido de pertenencia y significación.

Los errores son oportunidades para aprender, es algo positivo.

Se basa en el amor, la comprensión, el entendimiento y la empatía.

Cómo funciona la disciplina positiva

  • Es amable y firme al mismo tiempo (respetuosa y motivadora).
  • Ayuda a los niños a sentirse importantes (Conexión).
  • Es eficaz a largo plazo.
  • Enseña valiosas habilidades para la vida (Respeto, habilidad para resolver problemas, participación, colaboración, responsabilidad…).
  • Ayuda a que los niños desarrollen sus capacidades y sean conscientes de ellas.

Puntos clave de la Disciplina Positiva

  • Respeto mutuo.
  • Comunicación efectiva.
  • Motivación.
  • Solucionar, NO castigar.
  • Niños actúan mejor, cuando se sienten mejor.

Para qué sirve la Disciplina Positiva

La Disciplina Positiva tiene el objetivo de educar a niños y a adultos con herramientas y estrategias para afrontar cualquier cambio a lo largo de su vida, a saber cuándo necesitan calmarse, a resolver conflictos…

Algunas habilidades que se consiguen son:

- Seguro de sí mismo.

- Resolver problemas.

- Responsable.

- Emprendedor.

- Independiente.

- Feliz.

- Motivado.

- Optimista.

- Buen humor.

- Cooperador.

Con la Disciplina Positiva nos enfrentamos a los retos diarios con los niños, como desobediencia, desorden, falta de respeto, desafiantes, egoístas, rabietas, dependencia, desmotivación, miedos, ansiedad…

A todos los padres y educadores nos encantaría tratar a los niños con el respeto que se merecen, cuando no lo hacemos suele ser por desconocimiento, ellos son el futuro y en ellos debemos poner nuestra esperanza para que el mundo mejore.

¡Demos a conocer la Disciplina Positiva!

Me gustaría que me respondieras en los comentarios sobre tus dudas o aspectos que más te interesaría que profundizara en Disciplina Positiva.

Me encantaría saber tu opinión sobre este artículo.

Sólo tienes que marcar las estrellitas amarillas. ¡Gracias!

 

¿Habías oído hablar de la Disciplina Positiva? ¿La llevas a cabo? Cuéntamelo también aquí abajo en los comentarios.

4 comentarios en “Entrevista a Marisa Moya y Formación en Disciplina Positiva

  1. Muy buen post ¡enhorabuena! Por el agradecimiento a Marisa (que comparto). Por un resumen de una amplísima metodología condensado su esencia. Por nombrar la conexión que establecimos en la certificación (un placer compartido). Y especialmente por divulgar, esta forma de criar, de educar, de enseñar y de vivir. Y si además lo combinas, lo unes y lo íntegras con la pedagogía Montessori, que maravillosa visión de la infancia 🙂

     
    • Gracias Laura. La verdad es que fue un fin de semana maravilloso, encima de todas las experiencias y aprendizajes, me traigo a grandes personas.

      Espero hacer muy pronto una visita a tu maravillosa escuela infantil.

      Un abrazo enorme

       

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This