6 Consejos para tener un embarazo con el método Montessori [Vídeo]

Desde el momento que supe que estaba embarazada, sabía qué cosas de mi carácter debía cambiar.

Al estar inmersa en el método Montessori comencé a buscar similitudes entre la pedagogía y el estilo de vida.

Así descubrí que el método Montessori va más allá del ámbito educativo y podemos tomarlo como un modo diferente de ver la vida.

He resumido lo que realicé a lo largo del embarazo para que sea lo más tranquilo y consciente posible para los padres.

Había días de todos, días que lo cumplía perfectamente y otros que no tanto, pero siempre podemos volver a intentarlo al día siguiente, así evitamos el estrés.

Sabes que siempre defiendo estar informado para poder controlar al máximo las situaciones, controlar todo es imposible (me ha costado entenderlo por mi carácter, pero voy cambiando).

Vas a encontrar opiniones de todo tipo sobre cómo llevar el embarazo, dependiendo de tus circunstancias deberás ver lo que necesitas en cada momento, pero pienso que un embarazo al estilo Montessori es idóneo para la mamá y para el bebé.

A continuación, te dejo 6 consejos y 1 vídeo, para tener un embarazo Montessori, consciente, relajado, hay momentos que es imposible porque pasamos nervios como en algunas revisiones con los doctores, pero sobre todo.

¡Disfruta mamá!

Desde el embarazo puedes comenzar a establecer el método Montessori, yo lo intenté, hubo momentos que muy bien y otros que no pudo ser, ya que me toco mudanza, búsqueda de piso, la maldita ciática que no me dejaba llevar un ritmo "normal", de ahí a que a veces me estresara un poco más, pero intentaba por todos los medios ser consciente de los cambios que notaba en mi cuerpo y de intentar estar cada día un ratito pensando solo en el bebé.

Teniendo en cuenta el legado que nos dejó María Montessori, durante el embarazo tendríamos que ser muy conscientes de lo que ocurre en nuestro cuerpo y nuestro alrededor, haciendo partícipes a nuestras parejas en todo momento.

Así es como lo hemos llevado nosotros, no te preocupes, hay días de todos, es normal, sobre todo si te pasa como a mí que eres una persona muy nerviosa y te estresas a menudo con los cambios o cuando hay incertidumbre sobre algún tema.

Simplemente ten paciencia y no te pierdas nada de estos maravillosos nueve meses, para ello te doy estos consejos:

6 Consejos para tener un embarazo con el método Montessori

1. Evita el estrés lo máximo posible, sobre todo el crónico.

Puntualmente es normal acelerarnos, ponernos nerviosas (yo solamente con algunas ecografías ya tenía el cupo) o vivir momentos muy tensos (alguna discusión, problema en el trabajo, pareja...).

Pero recuerda que por el cordón umbilical pasamos todo al bebé, incluido nuestras emociones y si nuestro pulso se acelera, el bebé se acelera.

Al igual que la tristeza, depresión, llanto, si son crónicos son perjudiciales para el bebé, si en un momento puntual estamos tristes o lloramos (cosa muy normal por las dichosas hormonas) no pasa nada, pero que no sea habitual.

Pintura del árbol de la vida en la barriga
8 meses de embarazo

2. Escucha música durante el embarazo.

El bebé dentro del vientre materno comienza a escuchar tanto lo interior (nuestro corazón, es el único que sabe cómo late desde dentro y si lo piensas es precioso) como lo exterior (creo recordar que sobre la semana 16-20), por lo que comienza a ponerle música, intenta que sea música clásica (Mozart, según he leído es lo mejor por el tipo de melodía) o música de relajación.

Ambas las ponía muy a menudo, sobre todo cuando estaba con el ordenador y la verdad nos venía muy bien, porque yo me notaba más tranquila y relajada, los movimientos del bebé eran despacio y solo de vez en cuando.

También tengo que decir que como me encanta la música y sobre todo la "movidita" (Shakira, Juan Magan, etc…) había momentos que también escuchaba este tipo de música, también lo notaba en la forma de moverse, más brusca y rápida o daba más golpecitos.

Además, para el desarrollo neurológico del cerebro del bebé viene fenomenal.

3. Canta y lee a tu bebé.

No solo le pongas música, sino también cántale y háblale.

El bebé conoce tu voz desde que está en nuestro interior, por eso con nosotras se calman antes, conocen todos nuestros sonidos y comienza el vínculo mamá-bebé.

Aunque no cantes bien, no pasa nada, no tienes que pasar ninguna prueba y si te da mucha vergüenza (hazlo a solas, jeje).

Lee en voz alta, puedes coger algún libro infantil o simplemente algo que estés haciendo, pero ese ritmo, ese tono, esa tranquilidad, tiene efectos positivos para el desarrollo y el cerebro del bebé.

Una vez que nace hay canciones o lecturas que si ha oído previamente le relajarán y se calmará fácilmente.

4. Prepara de forma relajada su llegada y sus necesidades.

Cuando he comentado esto con personas de mi entorno, me preguntan directamente “¿ya has comprado cosas, por fin? ¡estabas dormida ehh!”, mayor era la sorpresa cuando decía “no, no he comprado”.

He ido a cursos y talleres de porteo, lactancia, crianza con apego, crianza natural, primeros auxilios, método Montessori, leído libros, estudios e investigaciones sobre el desarrollo del bebé... claro la respuesta era, "tu lee, lee, que luego es muy diferente a lo que te cuentan ahí".

Taller de porteo en el emabarazo
4 meses de embarazo

Y sí, eso hacía, leía que lo mismo no es tan diferente y conozco lo que mi bebé necesita desde el minuto 1 y soy consciente a lo que me voy a enfrentar, tanto mi pareja como yo.

He de decir que hemos compartido todo, tanto cursos, talleres, charlas, libros, artículos... y ahora preguntaréis, ¿cuándo, con qué tiempo? con quitarnos tiempo de otras cosas, como ver una serie, películas...

Necesitas información para ser una mamá o un papá atento y consciente, para conocer qué ocurre en esta transformación natural y de esta forma establecerás mayor vínculo con tu bebé. Sobre lo de comprar cosas al bebé y meternos en el mundo tan loco del consumismo habitual ya hablaremos en otro post.

5. Prepara el ambiente donde llegará el bebé.

Aquí también suelen preguntar, “¿ya has puesto la habitación del bebé, la cuna, trona, hamaquita...?” “ufss, no, nada de eso”.

Me refiero al ambiente, que debe ser cálido, neutro, lo más natural posible, pensando siempre que es lo que quieres para el bebé. Un ambiente tranquilo, no ruidoso.

Piensa en el desarrollo del bebé, en su libertad de movimiento, por ejemplo esto fue una de las cosas que más hablamos nosotros, incluido con la familia, queríamos que estuviera libre y para eso no necesitábamos “cacharritos” de las tiendas. Con una manta, una alfombra y el cuerpo de los papás había de sobra.

Pusimos una cuna, sinceramente, porque era mi cuna (si de cuando era un bebé), pero teníamos muy claro que ahí estaría muy poco tiempo o solo el que quisiera, porque dormiría con nosotros, la portearía y si estoy sentada en el sofá de casa estaría al lado en una mantita, libre e independiente.

En otro post verás cómo adaptamos la casa a la niña, incluida su habitación.

6. Infórmate sobre el parto y postparto.

En el año en el que vivimos y he quedado alucinada con las prácticas que se siguen llevando a cabo para dar a luz, algo tan natural e innato en una mujer, llego un momento en que me colapsé y pensé que habíamos ido hacía atrás como especie.

Como te he dicho, asistí a charlas, cursos, grupos de apoyo, clases de preparación al parto, por supuesto mantenía una relación agradable con mi ginecóloga, pero había cosas que no entendía, había cosas que no me entraban en la cabeza.

Por ejemplo, que una mujer sufra en el momento de dar a luz un desgarro o mayor dolor o quitarle el movimiento por la comodidad de la ginecóloga, no lo entendía.

O, ¿por qué esas prisas para cortar el cordón umbilical del bebé? respuesta de algunos profesionales, "porque toda la vida se ha hecho así", claro que sí y antes vivíamos en cuevas señores profesionales y no por eso seguimos viviendo así.

Aunque te lleves disgustos, como me ha ocurrido a mí, te ánimo a informarte, te ánimo a pelear, te ánimo a que pidas por esa boquita lo que quieres o no quieres que te hagan.

Está claro que, sino das a luz en tu casa, muchas cosas no podrás hacerlas como tú quieras, lo entiendo, pero como yo decía, si de 10 que pido me cumplen 6, no es tan malo como ninguna (por supuesto, todo esto siempre poniendo por delante la seguridad del bebé y mía).

Además, tengo que aclarar que a base de ser pesada y de dialogar en muchas ocasiones, no solo una, he podido ver que hay aspectos que se pueden flexibilizar.

También te animo a que llegado el momento toméis el proceso de forma tranquila y al poder ser algo íntimo, con esto me refiero a las visitas al mismo dar a luz o incluso una vez que te vas al hospital, sinceramente no llames a la familia rápidamente, porque solamente te ponen más nerviosa y puede perjudicar el inicio de la lactancia. Llama a las personas justas.

Siempre digo lo que yo realicé, pero porque me baso en mi experiencia. En mi caso nos fuimos mi pareja y yo, al cabo de unas horas, cuando todo iba a comenzar llamamos a las mamás.

Visitas tuve las justas, padres y hermanos, nadie más. Después en casa hice lo mismo, muy poca gente y de forma muy tranquila.

La niña en ningún momento se mostró inquieta, ni llorona, ni desesperada y yo pude empezar con la lactancia de forma relajada y sin presiones.

Otro tema que preparé a conciencia fue el tocar y besar al bebé, no lo dudé un momento, nadie la tocaba ni la besaba excepto sus padres y el personal sanitario justo y necesario (con esto le evitas la confusión de olores de los padres y contagios de “bichitos” estos primeros días).

Recordad cada uno decide lo que quiere, para eso es su momento, no te dejes engañar por el “es lo normal”, “es lo que se ha hecho siempre y mira que bien hemos salido”.

No todo es de color de rosa, a continuación también te hablo de mis mayores miedos durante todo el embarazo, eran cosas que no podía evitar pensarlas o sentirlas.

Infografía

6 Consejos embarazo Montessori - INFOGRAFIA
¡Comparte esta infografía con quien quieras!

Miedos durante el embarazo

Parece mentira que lo diga yo, pero a estas alturas, te estoy aconsejando como hicieron conmigo, pero seguramente mi opinión sea diferente a las que ya habrás oído o por lo menos a la mayoría.

Aunque siempre pensaba “claro, tu que ya lo has pasado” y ahora estoy yo en el otro lado, jeje.

Intenta acallar los miedos que te surgen compartiéndolos, por ejemplo, yo lo pasé fatal la primera vez que fui para oír el corazón que fue sobre la semana 7, en la ecografía de la semana 12 estuve un mes casi sin dormir bien, deseando que llegara ese día y dándole vueltas a si algo iba mal.

Por último, en la ecografía de la semana 20, la mayoría de las personas me contaban cosas negativas, positivas nada y me invadía un miedo y una angustia a diario, incluso en la sala de espera del ecógrafo me empezó a dar un calor y un mareo que pensaba que no llegaba a la camilla.

Pues esos miedos se los contaba a los especialistas y me dijeron que era más normal que todo saliera bien a que saliera mal.

El ser humano por naturaleza solo guarda los aspectos negativos o lo que le cuentan negativo y eso fue lo que me ocurrió, todo el mundo recordaba a alguien que le habían encontrado alguna cosita, que luego en el fondo no era nada grave y no recordamos a todas las personas que se les da genial y todo está correcto.

Estos son los momentos que por más que lo intentaba me olvidaba de seguir el método Montessori e intentar relajarme y dejarme llevar.

Ahora bien, volviendo a los consejos que te he dado antes y que en el fondo a mí me han ayudado muchísimo.

Como has podido observar todo lo que he comentado es algo lógico, pero nos dejamos llevar por los que nos rodean, por sus malas experiencias, por lo que se ha hecho "toda la vida" y por el consumismo, entonces olvidamos lo más importante, el bienestar del bebé y de la nueva familia que se está creando.

Te invito a que me cuentes como llevas el embarazo, si eres como yo y lo pasas super mal cada vez que vas a una ecografía o cualquier osa que quieres compartir conmigo.

Me encantaría saber tu opinión sobre este artículo.

Sólo tienes que marcar las estrellitas amarillas. ¡Gracias!

 

¡Si te ha gustado compártelo, es sexy!

5 comentarios en “6 Consejos para tener un embarazo con el método Montessori [Vídeo]

  1. Me gustó mucho me sentí muy identificada con el tema de los miedos, y que las otras mamis te cuentan lo más negativo y uno más entra en pánico, además q la mente guarda cosas negativas!!!! Así q tratando de vivir este maravilloso proceso en paz tenemos 22 semanas y nos queda un largo camino para disfrutar un abrazo gracia soir tus palabras!!!

     
    • Hola Karen e Isabella

      Muchas gracias por tu comentario, llevas toda la razón, disfruta de las semanas que te quedan, por supuesto con algunos miedos, pero hay que disfrutar.

      Como ya escribí era una de las cosas que más me llamo la atención, siempre te cuentan todo lo negativo, pero son las mínimas que ocurren.

      Un abrazo, cuídate!!

       
  2. Buenos días!

    Me encanta, me identifico y voy a seguirte tanto k t vas a cansar de verme! 😉

    Estoy en la semana 24 y es mi primer embarazo. Está siendo muy bueno, sólo tengo un poco de dolor lumbar pero ningún otro síntoma desagradable.

    Es un amor y se llama Izan.

    Besitos y abrazos!

    Fanny

     

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Share This